top of page
  • marvintoledo

Desafíos Logísticos durante el Año Nuevo Chino 2024

Actualizado: 9 may


China celebra el Año Nuevo al igual que el resto del mundo según el calendario gregoriano. Sin embargo, la tradición milenaria de celebrar su propio Año Nuevo lunar continúa como un festejo multitudinario que se extiende más allá de las fronteras de ese enorme país.


En 2023, el Año Nuevo Lunar comenzó el domingo 22 de enero y terminará el 9 de febrero de 2024, por lo que este 2024, el Año Nuevo Lunar será el sábado 10 de febrero, con la primera luna llena. El calendario lunar chino se basa en los ciclos de la Luna. Un año lunar tiene 12 meses, cada uno de los cuales tiene entre 29 y 30 días. Por lo tanto, el Año Nuevo Chino se celebra en una fecha diferente cada año.


Esta celebración se conoce como uno de los momentos festivos más prominentes dentro de la cultura de China, que trae consigo una serie de dinámicas logísticas que presentan desafíos notables para transportistas y empresas. Este período festivo, caracterizado por su celebración a lo largo de 15 días y su culminación con el Festival de los Faroles, no solo implica una interrupción significativa en las operaciones regulares, sino que también desencadena una serie de eventos que afectan de manera marcada la cadena de suministro y la logística en general.


La complejidad logística comienza aproximadamente tres semanas antes del Año Nuevo Chino, cuando las fábricas reducen su producción, cierran operaciones y los trabajadores se embarcan en viajes de regreso a sus lugares de origen para unirse a sus familias en la celebración del nuevo año. Esta desaceleración progresiva tiene un impacto directo en la disponibilidad de productos y servicios, generando una dinámica en la que las empresas deben planificar con antelación para mitigar el impacto negativo en sus operaciones.


Uno de los desafíos logísticos más evidentes es el período de recuperación posterior al Año Nuevo Chino, que suele requerir entre 4 y 6 semanas para que las fábricas y las operaciones portuarias vuelvan a funcionar a plena capacidad. Durante este tiempo, las empresas enfrentan limitaciones y restricciones que afectan directamente la planificación y ejecución de envíos y entregas.


Previo al Año Nuevo Chino, las empresas se ven obligadas a adelantar sus necesidades de envío para satisfacer la creciente demanda anticipada y garantizar el abastecimiento continuo durante el período festivo. Esta anticipación, sin embargo, genera restricciones de capacidad, especialmente en el transporte marítimo, donde la demanda experimenta un aumento notable, particularmente en el caso de las exportaciones. La falta de disponibilidad de contenedores se convierte en un problema recurrente, y los consiguientes retrasos en el transporte y el aumento de los costos de envío se convierten en una realidad con la que las empresas deben lidiar estratégicamente.


Además, el período previo al Año Nuevo Chino se caracteriza por la congestión en los puertos, donde la acumulación de envíos y la escasez de recursos humanos relacionada con las vacaciones contribuyen a demoras y cuellos de botella en el movimiento de mercancías. Este fenómeno se traduce en una afectación directa de la logística por carretera, ferroviaria y aérea, con importantes retrasos que impactan la fluidez de las operaciones.


El aumento de la demanda y la disminución de la oferta durante el Año Nuevo Chino generan tarifas infladas y costos de envío más altos, convirtiendo estas fechas en un período de temporada alta con una gran cantidad de desafíos económicos y logísticos. Las empresas se ven obligadas a asumir tarifas de flete más caras y enfrentar recargos adicionales, lo que afecta directamente la rentabilidad de las operaciones.


Ante este complejo escenario, la preparación y la planificación se convierten en elementos cruciales para gestionar las operaciones logísticas y minimizar el impacto del Año Nuevo Chino en los negocios. Un enfoque proactivo se vuelve esencial, y las empresas deben evaluar la confiabilidad y los recursos de sus socios logísticos, anticipar las necesidades de envío y comunicarlas claramente, reservar con anticipación contenedores o espacio para embarcaciones, aprovechar datos para una gestión eficaz del inventario y considerar opciones como envíos múltiples y más pequeños en lugar de cargas completas de contenedores.


El Año Nuevo Chino presenta desafíos logísticos notables para las empresas a nivel mundial. La preparación previa por parte de las empresas es esencial para abordar la reducción de la producción previa al festival, la congestión en los puertos y la escasez de recursos humanos.


Descubre las ventajas de planificar tu cadena de suministros con SPARX. Con nuestra base operativa principal en China, estamos un paso adelante para abordar la complejidad del Año Nuevo y sus impactos en la cadena de suministro.


Comentarios


PONERSE EN CONTACTO

¡Rodar la pelota!

Una red global, ahorros potenciales, una situación logística complicada que simplemente no puede resolver: envíenos un mensaje y le responderemos dentro de las 48 horas posteriores a la recepción de su consulta.
Conéctate con nosotros

PONERSE EN CONTACTO

¡Ponga a Rodar el Balón!

¿Tienes una nueva ruta de abastecimiento? ¿Busca un ahorro potencial? ¿Una situación logística complicada que no puedes resolver? Envíanos un mensaje y te responderemos en las 48 horas siguientes a la recepción de tu consulta.
bottom of page